Articulo

Día Internacional del Piano

El Día Mundial del Piano se celebra el día 88 de cada año, un número simbólico que representa la cantidad de teclas que tiene este instrumento y cuya celebración tendrá lugar el 29 de marzo del 2021. Fue iniciativa del pianista alemán Nils Frahm.

Beneficios para la Tercera Edad

Nunca es tarde para aprender algo nuevo, incluso si se trata de tocar un instrumento musical. Pero no solo hablamos de sumar conocimientos en la vida de uno, que tampoco viene mal por otro lado, sino que muchas veces ese aprendizaje trae cosas buenas para nuestra salud, tanto en el plano psicológico como en el mental. Por ejemplo, hoy descubriremos las bondades que trae aprender a tocar el piano cuando se supera la barrera de los 60 años.

Un aprendizaje musical de lo más saludable

Cuando ponemos nuestras manos sobre el piano y empezamos a tocar las primeras teclas, ya estamos dando los primeros pasos para beneficiarnos de todo lo bueno que tiene esta actividad para nuestro cuerpo y nuestra mente.

En primer lugar, solo la idea de llevar a cabo esa iniciativa y de no dejarnos vencer por la pereza a la hora de seguir aprendiendo es ya un signo muy positivo. Ese esfuerzo extra para aprender todo sobre el lenguaje musical, a través de las notas y las partituras, hace que nuestra mente haga un trabajo de activación. Una estupenda manera de tener siempre en alerta nuestras capacidades intelectuales, sobre todo tras la jubilación, cuando pueden empezar a resentirse al no desempeñar una actividad profesional o no tener ninguna inquietud en este sentido.

Estos son los beneficios de tocar el piano cuando se tienen más de 60 años

Además, el hecho de que uno quiera aprender a tocar un instrumento le lleva a salir de casa, a tomar clases (en algunos casos grupales) que hacen que se mejore su interacción social y ocupe su tiempo libre. Es uno de los mejores antídotos contra la dramática soledad y, por si fuera poco, puede ayudar a reducir situaciones de estrés gracias a ese fluir de las teclas que van reproduciendo las notas musicales.

La música llega hasta lo más profundo de nuestros sentimientos y emociones, con lo que gracias a ese "poder" estas personas mayores pueden recordar aquellas canciones de su infancia (se activa la memoria), los recuerdos de su época juvenil o la canción que sonaba el día de su boda.

Pero no solo la mente sale beneficiada de estas clases prácticas, a nivel físico se mejora la conciencia corporal y la capacidad motora. Y es que tocar el piano puede ayudar incluso a personas con enfermedades como la artritis y la artrosis. Es decir, dicho aprendizaje influye en el retraso de las patologías asociadas a la articulación y la coordinación de las manos.

Fuente: https://www.65ymas.com/


Contactanos
1