Articulo

Síndrome de Burnout o sobrecarga del cuidador

El estrés forma parte de nuestra vida cotidiana hasta tal punto que puede considerarse como «el malestar de nuestra civilización», afectando tanto a la salud y al bienestar personal como a la satisfacción laboral y colectiva. En el contexto de la salud laboral surge el desarrollo de un nuevo proceso: el síndrome de Burnout.
Diversos autores han documentado que este síndrome afecta más a aquellas profesiones que requieren un contacto directo con las personas y con una «filosofía humanística» del trabajo, es decir aquéllas que necesitan altas dosis de entrega e implicación. Así, son muchos los profesionales potencialmente afectados por el síndrome (enfermeros, asistentes, médicos, trabajadores sociales, profesores, policías).
El síndrome de Burnout afecta cada vez con mayor frecuencia a las profesiones de la salud, repercute en la calidad del servicio ofrecido por los profesionales que lo sufren y es considerado en la actualidad como un problema de salud pública.
La denominación original del síndrome de Burnout, fue desarrollada por el psiquiatra e investigador Herbert J. Feudenberger, en la década de los 70, quien observó que la mayoría de los trabajadores de una clínica de toxicómanos en Nueva York estaban afectados por una pérdida de energía progresiva, lo cual en casi la totalidad de los casos ocasionaba que presentasen síntomas de cansancio, ansiedad y desmotivación en el trabajo. Definió el síndrome de Burnout como un conjunto de síntomas psicosociales inespecíficos y médico-biológicos que aparecen con el transcurso de la actividad laboral debido a la demanda excesiva de energía.
También en la década de los 70, un par de autoras, Maslach y Jackson utilizan la misma terminología para hacer referencia a una serie de síntomas que afectaban a los profesionales que trabajaban ayudando a personas, estas definían el burnout “Como una pérdida gradual de la preocupación, así como de todo sentimiento de tipo emocional hacia las personas con las que se trabaja y lo cual conlleva a un proceso de aislamiento y deshumanización”.
Además, estas autoras identificaron los tres aspectos o dimensiones del Burnout: el cansancio emocional, la despersonalización y la falta de realización personal.
Para que aparezca el Burnout es necesaria la interacción entre las respuestas individuales al estrés junto a la presión laboral en el ambiente de trabajo. En este marco el personal sanitario, sería particularmente vulnerable al Burnout.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica el ‘burnout’ como una enfermedad.
Luego de décadas de estudio, el organismo reconoció el 'burnout' como patología asociada al agotamiento mental, emocional y físico causado por el trabajo. Su diagnóstico entrará en vigor a partir de 2022.
El término “burnout”, (“quemarse” o agotamiento laboral) fue incluido en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10), lo que permitirá que médicos y centros de salud, incluso aseguradoras podrán tratar los síntomas a partir del 2022, anunció la OMS, que indicó que la clasificación fue resultado de las investigaciones de especialistas de todo el mundo.
La OMS especificó que el “burnout” no es una “condición médica”, y lo define como un “síndrome derivado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no fue gestionado con éxito”.

Para identificar este síndrome, especificó la OMS, hay tres características: “Sentido de agotamiento o debilidad;

  • aumento en el aislamiento del trabajo,
  • cinismo o sentimientos negativos relativos al trabajo;
  • y una baja en la efectividad profesional”.

El “burnout” se refiere en específico a los fenómenos en el contexto laboral y no se debe aplicar para describir otras experiencias de la vida, indicó la OMS.

CAUSAS DEL SÍNDROME DE BURNOUT
El síndrome de burnout es un síndrome cuyos síntomas son los bajos niveles de realización personal en el trabajo, altos niveles de agotamiento emocional y de despersonalización.
De esta definición, podemos extraer que este síndrome hace mención a un determinado estado físico o mental, así como emocional. También señala a un tipo de estrés que puede ser entendido como desequilibrio entre las demandas y las capacidades para hacer frente a dichas demandas.
Por lo que, cuando la actividad que se realiza en el trabajo no llena, es decir no satisface los objetivos, el sujeto puede sentirte agotado no sólo de forma física sino también mental. Esto puede desembocar en que disminuya la motivación y en el que aparezcan síntomas como la apatía, entre otros.

¿Por qué se suele dar este síndrome en la asistencia de las personas?
Este síndrome aparece como respuesta al estrés laboral de forma continuada en profesiones que se caracterizan por prestar servicios a otras personas.
El objetivo de estas personas, es cuidar de los intereses o satisfacer las necesidades de los pacientes, y se caracterizan por el contacto directo.
Si estas personas permanecen mucho tiempo entre el punto intermedio de estrés y sus consecuencias, pueden presentar alteraciones negativas en su estado de salud, ya sea en forma de enfermedad o alteraciones psicosomáticas como: dificultad para dormir, mareos y vértigos.
Las principales causas que se dan son:
1- Continuo y sostenido contacto con el sufrimiento, el dolor y la muerte
2- Caída del valor social de la profesión
3- Sobrecarga laboral
4- No reciben un reforzamiento positivo de lo que realizan
5- Amenazas de sufrir juicios por un mal trabajo
7- Naturaleza de la tarea
8- Variable organizacional e institucional. El tipo de organización e institución en el que se trabaje, es otro añadido más que puede afectar negativamente en las emociones. No es lo mismo trabajar en un hospital que en una clínica privada o geriátrico.
9- Variable interpersonal. Familia, compañeros, amigos, etc. En ocasiones, las relaciones con las personas que se encuentran cercanas al entorno del asistente pueden facilitar el día a día.
10- Variable individual. Referido a las características como la edad, el sexo, los rasgos de la personalidad etc. Otro factor a tener en cuenta es el sexo del profesional.

Otras causas pueden ser:
11- Bajo salario
12- Pérdida de control sobre la propia profesional
13- Falta de apoyo por las instituciones

 ¿Cómo debes cuidar a una persona mayor con Enfemedad de Alzheimer?

Muchos familiares y cuidadores se encuentran perdidos cuando deben cuidar a sus seres queridos con demencia. ¿Cómo es la enfermedad? ¿Cómo afectará a mi familiar y a nuestro entorno? ¿Qué cuidados especiales necesitan?
El Curso Cuidados en la Enfermedad de Alzheimer de Gerontologica.com, de formación multimedial online, constituye un portal de acceso hacia la especialización, con el objetivo de brindar conceptos y claves básicas de cuidado de la persona con Alzheimer. La profesora Lic. Hazel Ramirez vuelca sus conocimientos y experiencias en la temática, con el fin de brindar cuidados especilizados a las personas que sufren esta enfermedad y el apoyo necesario a sus familiares.

Contactanos
1